Desesperados

Un día escuché una frase que dice: “Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación”. (Henry David Thoreau) ¿Te has sentido en una silenciosa desesperación? Son esos momentos donde nos sentimos desesperados, pero nadie más lo sabe porque lo ocultamos muy bien poniendo una cara amable como si nada estuviera pasando. Mahatma Gandhi dijo: “Cuando me desespero, recuerdo que a lo largo de la historia, la verdad y el amor siempre han ganado”. En otras palabras, el antídoto de la desesperación es saber que somos amados, que hay una verdad que lo mueve todo y que podemos reposar tranquilos en esto aún en medio de nuestra desesperación.

La desesperación es el antónimo de la espera. Es la insatisfacción y el sentimiento que se experimenta mientras esperamos algo que no llega, que es incierto o que ha llegado de la manera que no lo esperábamos. La desesperación da lugar a la frustración, al enojo y puede provocar comportamientos compulsivos de los cuales podremos arrepentirnos constantemente. Por esto, tenemos que recordar que en medio de cada momento de espera hay una lección.

El preguntarnos qué es lo que estamos aprendiendo nos ayudará a no desesperarnos. No dejes que la desesperación te robe la paz, te quite el gozo y te incite a hacer cosas de las cuales podrás arrepentirte. ¡Espera en el Señor, Él te ayudará a no desesperarte tanto! La Biblia dice en Oseas 12:6, “Y tú, vuelve a tu Dios, practica la misericordia y la justicia, y espera siempre en tu Dios” (LBLA).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s