¡Qué ridículo!

¿Has hecho el ridículo alguna vez en tu vida? Creo que todos en algún momento hemos hecho o pasado por un ridículo. Hacer el ridículo es pasar por una situación humillante que provoca la risa y la burla de los demás. También puede ser provocada por las acciones incoherentes, indiscretas e inapropiadas de una persona causando reacción en otras. En cualquiera de las dos circunstancias, se relaciona con llamar la atención de los demás usualmente siendo expuesto a la burla o el menosprecio. Y, ¿quién desea ser expuesto o menospreciado? No muchos. Es más, eso es algo que el ser humano detesta, el ser menospreciado.

Sin embargo, la realidad es que muchas de nuestras palabras, acciones y decisiones nos llevan a cometer el ridículo que no esperábamos. Pero, ¿qué hacer para evitar el ridículo? 1. Ser prudentes con nuestras palabras y acciones. 2. Ser congruentes con nuestras palabras y actitudes. 3. Pensar y planear antes de actuar. 4. Aprender de los ridículos del pasado. 5. Pedir sabiduría a Dios. 6. Evaluar el contexto, momento y personas antes de hacer o decir algo que pueda llamar la atención.

De modo que, evita el ridículo y cuando pases por él, aprende, recapacita, levántate y sigue hacia delante. Muchas veces es necesario hacer el ridículo para no pasar de nuevo por él. La Biblia dice en Proverbios 3:34, “El Señor se burla de los burlones, pero muestra su bondad a los humildes”, (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s