Haciendo lo posible y esperando lo imposible

Me gusta el siguiente principio para mejorar en nuestra fe: “Nuestro trabajo es hacer las cosas que sean posibles y dejar que Dios haga las cosas que son imposibles”. Muchas veces no estamos haciendo lo posible. No nos esforzamos lo suficiente, no nos cuidamos debidamente, no descansamos, no invertimos en nuestras relaciones más cercanas, no trabajamos diligentemente, no sembramos correctamente, no planeamos concienzudamente. En fin, no hacemos lo posible.

La fe es activa y proactiva. No podemos esperar milagros sin aprender a descansar y confiar en Dios. No podemos exigir sino damos el ejemplo. No podemos esperar que otros hagan con nosotros lo que quisiéramos si nosotros no lo hacemos con ellos. No podemos recoger algo que nunca hemos sembrado ni esperar el éxito como un arte del azar sin ningún tipo de sacrificio y entrega. En otras palabras, nosotros mismos nos trazamos las imposibilidades.

Debemos recordar que al hacer lo posible, Dios hará lo imposible. Eso tenlo por seguro. La Biblia dice en Mateo 17:20, “Les aseguro que, si tuvieran fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrían decirle a esa montaña: Trasládate de aquí para allá, y se trasladará. Para ustedes nada sería imposible”, (NVI).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s