La Evaluación

“Tenemos una evaluación sorpresa”, nos dijo la profesora Betty cuando estaba en quinto de primaria. Todos mis compañeros estaban espeluznados como si se les hubiera aparecido un fantasma. Por otro lado, yo me sentía preparado en el tema. Tomé el lápiz y estaba listo para recibir la primer pregunta. Sin embargo, ese sentimiento fue cambiando con el tiempo. Ya no me gustaban tanto las evaluaciones, sobre todo, las que eran sorpresa.

Según Pedro Ahumada Acevedo: “La evaluación es el proceso de delinear, obtener, procesar y proveer información válida, confiable y oportuna que nos permita juzgar el mérito o valía de programas, procedimientos y productos con el fin de tomar decisiones”. Parece ser una definición medio compleja pero es muy profunda ya que tiene que ver con la toma de decisiones. La evaluación es un concepción de aprendizaje significativo.

¿Por qué razón es necesario evaluarnos? Porque la evaluación es una acción de la vida cotidiana del ser humano que está presente en todas nuestras actividades y se hace necesaria en las áreas de más relevancia de nuestra vida. Queramos o no, estamos evaluándonos y evaluando a otros. Sin embargo, no nos gusta ser evaluados.

La Biblia dice en Salmos 139: 23-24, “23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan.24 Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda y guíame por el camino de la vida eterna”, (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s