El Dolor

“El dolor no es una herramienta de destrucción, es una herramienta de construcción”. El dolor cumple lo que promete ya que todo hombre se parece a su dolor. En otras palabras, si dejamos que el dolor nos dicte cómo vivimos nuestras vidas, entonces viviremos fracasados, frustrados y desanimados. El dolor siempre busca la causa de las cosas, mientras que las convicciones y principios se encargan de proveernos recursos para no volver nuestra mirada atrás.

¿Cómo manejas tus dolores? ¿Dejas que estos te destruyan o te construyan? Dios usa el dolor para construirnos, para darnos perspectiva, para fortalecernos, para enseñarnos, para corregirnos, para instruirnos y para hacernos dependientes en Él en nuestro caminar de la fe. El dolor nos recuerda que somos humanos, que somos imperfectos, que no podemos solos y que constantemente necesitamos ser sanados, sustentados y animados.

¡Entrégale tus dolores a Jesús! Él transforma tu dolor que parece ser destrucción, en una herramienta de construcción.

La Biblia dice en Salmos 34:17-18, “El Señor oye a los suyos cuando claman a él por ayuda; los rescata de todas sus dificultades.18 El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón; él rescata a los de espíritu destrozado”, (NIV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s