Todos Crecemos

Un día, al leer un libro, escribí en mi diario la siguiente frase: “Aunque comiences siendo pequeño, si caminas agarrado de la mano de Dios terminarás siendo grande”. El caminar agarrado de la mano de Dios me remonta a la figura de un pequeño niño quien está aprendiendo a caminar y camina de la mano de su padre para no caerse.

En el caminar de la fe, todos los gigantes de la fe en Dios han sido personas que hicieron grandes cosas porque reconocieron que Él estaba con ellos. La grandeza en el caminar de la fe tiene que ver con dependencia de Dios y dicha dependencia no es una debilidad, es una fortaleza. En este caminar muchas cosas no salen como esperas, pero salen como Dios quiere. No es lo que tú puedas hacer, es lo que Dios puede hacer contigo si te pones en Sus manos. Es así como nuestra confianza no está en el hombre, está puesta en el que todo lo puede y nunca falla, ¡nuestro Padre Celestial!

Muchas veces sentirás que no estás creciendo, que tu vida va de mal en peor y que tú no creces. Tómate de la mano de Dios. Te aseguro que al caminar con Él, crecerás en todas las áreas de tu vida. La Biblia dice en Isaías 58:11, “El Señor te guiará siempre; te saciará en tierras resecas, y fortalecerá tus huesos. Serás como jardín bien regado, como manantial cuyas aguas no se agotan”, (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s