El Ayudador

Mi hijo constantemente me dice: “Papá, yo soy tu ayudador”. Desde pequeño me ha dicho que él es un “gran ayudador”. La verdad es que todos necesitamos de un poco de ayuda. De una u otra manera hemos podido experimentar la ayuda de otra persona bien sea en situaciones muy simples o en otras ocasiones en circunstancias muy complejas. Como dijo Henry Ford: “Unirse es el comienzo; estar juntos es el progreso; trabajar juntos es el éxito”. Nos necesitamos unos a otros para alcanzar cosas que nunca pensamos alcanzar.

La Biblia muestra a Dios consistentemente como “nuestro ayudador”. En muchas ocasiones se menciona que “Él es nuestro ayudador”. Dios mismo, el creador de todo lo que existe es nuestro ayudador. Él es nuestro esfuerzo, aliento y fundamento. Él levanta nuestra cabeza cuando estamos cabizbajos. Él nos rescata de los peligros más inminentes y nos protege en todo momento. Él nos capacita, nos fortalece y nos establece. Él nos sana, nos da perspectiva y nos renueva las fuerzas cada mañana.

Nuestro Padre celestial es nuestra ayuda. La pregunta es ¿clamas a Él por ayuda? ¿confías en Él como tu ayudador? ¿esperas Su ayuda en los momentos más felices y Su intervención en los momentos más críticos de tu vida? Recuerda siempre que “Él es tu ayudador”. La Biblia dice en Hebreos 13:6 , “de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre” (RV1960).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s