Reconciliar

“Yo, reconciliarme con esa persona, ni loca(a) que estuviera”. Esa ha sido una respuesta recurrente que he recibido al compartir el consejo de “reconciliarse con otros”. Sin embargo, es muy desafiante en la práctica reconciliarnos con alguien que nos ha herido, mentido, traicionado o abusado de nosotros de alguna manera. Parece ser que la reconciliación es casi imposible.

De la misma manera, la relación entre Dios y la humanidad parecía irreconciliable. El ser humano trató una y otra vez de llegar a Dios, pero dichos intentos parecían ser fallidos. La relación entre Dios y la humanidad fue afectada desde el principio por el pecado. La desobediencia y la rebeldía del hombre hacia Dios lo apartaba cada vez más de Él. Sin embargo, Dios tenía un plan de reconciliar al mundo con Él a través de Su Hijo Jesús. Dios Padre, envió a Su único Hijo para proveer la manera de reconciliar al mundo con Él. En cierta instancia, lo irreconciliable tiene una oportunidad para alcanzar la reconciliación.

Dios ha abierto la puerta para reconciliarnos con Él. ¿Lo has hecho? Es más, Él nos ha dado la tarea de la reconciliación, ¿eres un reconciliador? La Biblia dice en 2 de Corintios 5:18, “Y todo esto procede de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación” (LBLA).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s