Batallar

“Yo no quiero batallar”. Esa es la expresión que comúnmente se usa para comunicar que no se desea lidiar con algo o alguien en particular. El “no batallar” sería el sueño de muchos. Sin embargo, las batallas son parte natural y esencial de la vida. Una vida sin pruebas y batallas no sería vida. Por lo menos en la esfera humana y finita. Entonces ¿cuál postura debemos adoptar en cuanto a las batallas?

Primero, no debemos evadir ni evitar las batallas. Estas nos enseñarán, nos fortalecerán y nos permitirán disfrutar del sentido de victoria que no se experimenta sin pasar por ellas. Segundo, debemos prepararnos en cuanto este de nuestra parte antes de que estas lleguen. Tercero, debemos afrontarlas con una postura de fe y como parte de una familia espiritual. Las batallas no se deben afrontar en asolamiento. Cuarto, debemos pedir consejo y dirección a Dios y a otros quienes hayan pasado victoriosos por ellas. Finalmente, debemos esperar la intervención poderosa de Dios. Él nos fortalece, nos da dirección, pelea por nosotros y nos da la victoria cuando es Su voluntad.

Así que, deja que Él pelee tus batallas. La Biblia dice en Deuteronomio 3:22 , “No les tengas miedo, que el Señor tu Dios pelea por ti” (NVI).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s