Los Milagros Aún Suelen Pasar

“Todavía existen los milagros”. Hace poco una persona se me acercó y me dijo: “Quizá usted no se acuerde de mí porque estaba por morirme en la cama de un hospital. Escuché sus oraciones y las de mi familia cuando estaba a punto de morir. Solo le quería decir que soy un milagro andante”. Un milagro es un evento tan maravilloso y excepcional que es atribuido a la intervención divina. La palabra en sí proviene del latín “miraculum”, que significa, objeto de “admiración” y de la palabra “smeiros” que significa “sonrisa”. Esto es exactamente lo que sucede cuando un milagro se suscita. Tenemos que atribuirlo al poder de Dios y nos produce una sonrisa.

Piensa en los milagros que a diario ocurren en tu vida. Desde la sonrisa que podemos ver en nuestros seres queridos, como el aire que podemos respirar. El solo abrir los ojos, el caminar, hablar y pensar, son vívidos milagros, ya que muchos querrían poseer dichas cualidades. ¿Por qué menospreciamos las pequeñeces de la vida cuando pueden ser milagros?

Yo puedo testificar de milagros en la vida de mi familia, de personas por las que he podido orar y en mi propia vida. Puede ser que Dios no sane tu enfermedad de la manera que esperes o que obre como tú desees. Sin embargo, cuando Él le place, lo hace “sorprendiéndonos y admirándonos”. La Biblia dice en Marcos 10:27, “Jesús los miró fijamente y dijo: Humanamente hablando, es imposible, pero no para Dios. Con Dios, todo es posible” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s