Nacidos con propósito

Alguien dijo: “El propósito en la vida es una vida de propósito”. Lo más triste es que hay personas que no saben la razón ni el sentido de su existencia. No saben de dónde vienen ni saben hacia donde van. Todos nacimos con un propósito más grande que el crecer, reproducirse, trabajar, pagar cuentas y morir. Hemos sido creados con un diseño especial y con un propósito particular. Un sentido de propósito le añade valor a nuestra vida, porque si sabes quién eres, sabrás lo que vales.

El propósito en la vida es crecer, compartir, servir y amar a los demás. Todas las cosas, aún la adversidad, tienen un propósito en la vida. Si trabajamos con un propósito, no tendremos tiempo para malgastar nuestros esfuerzos y para divagar en asuntos triviales. A cualquier edad es preciso descubrir el propósito de vida, ya que se convierte en la cura para muchos males.

Dios desea que descubras tu propósito. Es tan importante el día cuando naces como el día que sabes para qué has nacido. La respuesta a esta búsqueda radica en nuestro diseño. Nuestros dones y talentos nos revelan en parte lo que tenemos en nuestro ser para servir a Dios y a los demás. De modo que si nos has encontrado tu propósito, encuéntralo. Si lo has encontrado, afirmarlo; y si lo estas realizando, permanece firme. La Biblia dice en Isaías 43:7, “7 Traigan a todo el que me reconoce como su Dios, porque yo los he creado para mi gloria. Fui yo quien los formé” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s