Sin Soltar La Carga

En una ocasión vi una caricatura que me hizo reír. En ella se encontraba un hombre quien pedía que lo llevaran de un lado a otro para aliviar la carga que llevaba en sus hombros. De repente, una camioneta se detiene y lo invita a subirse en la parte trasera del vehículo. Una persona de las que estaba allí le pregunta: ¿Por qué no suelta el moral con su pesada carga? A lo cual el hombre contesta: “Por que a mi siempre me gusta cargar todas mis cargas”. Aparte de lo cómico de la caricatura, me puso a pensar en que nosotros actuamos de la misma manera en nuestra vida espiritual. Tenemos muchas cargas que son pesadas y difíciles de llevar.

Como creyentes presentamos todas nuestras cargas a Dios, porque Él tiene cuidado de nosotros. Sin embargo, aunque las compartamos con Él, actuamos como el señor de esta historia; se las dejamos a Dios en oración, pero seguimos cargándolas todos los días. Nos apegamos tanto a nuestras aflicciones, penas, incertidumbres y temores que preferimos cargarlos todo el tiempo sin dejárselos a Dios completamente. Jesús ya llevó todo el peso de nuestro pecado, de nuestras aflicciones y todos nuestros temores sobre Sus hombros. ¿Dejarás que Él cargue todo lo que te carga?

La Biblia dice en Mateo 11:29-30, “29 Pónganse mi yugo. Déjenme enseñarles, porque yo soy humilde y tierno de corazón, y encontrarán descanso para el alma. 30 Pues mi yugo es fácil de llevar y la carga que les doy es liviana»” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s