En Momentos Así

Recuerdo en la infancia cuando mi madre entonaba un canto que dice: “En momentos así, levanto mi voz, levanto mis manos a Cristo” Más adelante dice: “Cuánto te amo Dios, cuánto te amo Dios, cuánto te amo, Cristo te amo”. Esta es una gran verdad. Hay momentos donde solo podemos levantar nuestras voces y nuestras manos en rendición total a Dios. Se nos suelen acabar las palabras, podemos estar cansados, pero reconocemos que le amamos.

El levantar nuestra voz significa comunicarnos de corazón con nuestro Señor. Significa expresarle de lo más profundo de nuestro corazón lo que hay en nuestro ser. No importando cómo nos sintamos, lo importante es “expresarnos delante de Dios”. El levantar las manos es una señal de “rendición y sumisión”. No es un rito religioso, sino una expresión externa del interior. Cuando un ejército se rendía en la guerra, usualmente levantaban las manos y se inclinaban ante sus oponentes. En la vida cristiana, debemos rendirnos delante de Dios. Debemos reconocer que no podemos solos en esta batalla y en humildad admitir que necesitamos de Él.

No sé qué momento estás pasando hoy, pero sí estoy seguro que si levantas tu voz y te rindes a Dios, Él te ayudará a seguir adelante en la batalla diaria de la fe. La Biblia dice en Salmos 141:2, “Suba mi oración delante de ti como el incienso, El don de mis manos como la ofrenda de la tarde.” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s