Lo Que Te Falta

Una vez leí la siguiente frase, “si te falta dinero, no te preocupes. Si te falta la casa o vestimenta, no te afanes. Si te falta fe, no te desesperes. Pero si te falta Dios, te falta todo”. Esta frase tiene mucha verdad. Nos preocupamos tanto cuando nos falta el dinero. Trabajamos y trabajamos hasta poder tenerlo. Sin embargo, no lo es todo. Nos enfocamos en lo material porque es lo tangible y lo que nuestros ojos pueden ver. Nos damos cuenta que el ojo nunca se sacia.

Nos esforzamos por creer más y esperar más. Pero nos damos cuenta que somos débiles y que nuestra fe y esperanza suele menguar cuando más la necesitamos. Nos afanamos por lo que dejamos de hacer en el ayer y por lo que haremos en el mañana. Nos preocupamos desmedidamente por las cosas pasajeras como si fueran eternas, y nos desesperamos porque no alcanzamos todo lo que quisiéramos lograr al final de cada día.

Entonces, ¿qué es lo que nos falta? Como bien lo expresa esta frase, nos falta Dios. Queremos ser dioses pequeños llenos de esfuerzo humano y sin cabida a lo espiritual. Queremos hacer de lo pasajero algo trascendente y de lo eterno algo temporal. Deseamos vivir en el mañana sin valorar el hoy y nos frustramos por no saberlo todo cuando en verdad, no tenemos por qué saberlo. Nos falta entender que somos seres finitos y diseño de Dios. Sólo Él nos puede llenar. Así que, “sólo nos falta Dios”. ¿Lo tienes? Porque si no, no tienes nada. La Biblia dice en Mateo 6:33, “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas, (NIV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s