Reglas

Alguien dijo: “Las reglas se hicieron para romperlas”. Parece que aunque esta frase tenga en sí un poco de sarcasmo, conlleva en sí una gran verdad. El ser humano está automáticamente programado para irrumpir las reglas. Por ejemplo, nos dicen “no” y queremos un “sí”, o nos dicen “sí” y queremos un “no”. Aunque entendemos las reglas y los beneficios de las mismas, muchas veces no queremos acatarnos a ellas o nos provoca irrumpirlas.

Pero, ¿por qué se nos hace difícil sujetarnos a las reglas? Se nos hace difícil porque queremos desafiarlas con nuestro conocimiento, experiencia o voluntad. Se nos hace difícil porque no pensamos en las consecuencias. Se nos hace difícil porque pensamos que todo estará bien aún si las seguimos infringiendo. Se nos hace fácil porque pensamos que no le hacemos daño a nadie. Sin embargo, todas estas excusas están relacionadas con una causa principal que se llama “ego”. Nuestro ego se antepone a muchas reglas por nuestra propia naturaleza.

La naturaleza pecaminosa nos incita muchas veces a irrumpir la ley, aunque esto no debe ser una excusa para hacerlo. Dios mismo desea librarnos del poder del pecado y de la ley a través de una relación con Cristo Jesús. Él nos capacitará para hacer lo que es bueno, agradable y correcto. ¿Deseas someterte a Él? La Biblia dice en Mateo 5:17, “17 »No malinterpreten la razón por la cual he venido. No vine para abolir la ley de Moisés o los escritos de los profetas. Al contrario, vine para cumplir sus propósitos” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s