Hablar

Mientras una pareja preparaba la cena en su casa de campo, el ministro invitado le preguntó al niño si sabía qué iban a cenar ese día. El niño le dijo, “chivo viejo”. Lo que pasa es que escuché que mis papas dijeron, “vamos a tener a ese chivo viejo para cenar y acabamos de una vez por todas con ese compromiso”. Ouch. (Menos mal que no soy chivo ni estoy Viejo).

Regla número uno: no digas nada acerca de otro en sus espaldas que no serías capaz de decirlo de frente. La Biblia dice que procuremos que nuestras palabras sean para la edificación y no para la destrucción de otros.

El seguir ese consejo de parte de Dios puede ser desafiante. Sin embargo, lo que tu dices está conectado con lo que eres. Por eso es de mucha importancia controlar nuestra lengua y pedirle a Dios que siga cambiando nuestro corazón. La Biblia dice, “No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan, (Efesios 4:29, NTV)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s