En La Pérdida, Busca La Luz

La pérdida es una fuente común de estrés. Puedes perder tu trabajo, tu relación, tu salud, tu dinero, tu reputación o a un ser amado. Cuando las personas pasan por una pérdida, tienen dos reacciones comunes: “Una es el temor y la otra es la aflicción”. La aflicción es necesaria al pasar por las transiciones en la vida. De hecho, si no tienes aflicción, estás estancado. La aflicción no te matará, te fortalecerá.

Por otro lado, el temor es algo desafiante. En ningún lugar en la Biblia dice: “no te aflijas”, “no llores”, “no te preocupes”, “no gimas a gritos”. Lo que dice es: “no temas”. ¡Lo dice 365 veces! La aflicción no te paraliza, pero el temor sí.

Puedes estar pasando por el valle de la sombra justo ahora. Tal vez sea el valle de las sombras de muerte, deudas, conflicto, depresión, desánimo. He aprendido algunas cosas sobre las sombras: no pueden herirte, siempre son más grandes que la fuente que las origina y donde hay una sombra, tiene que haber luz. No puedes tener una sombra sin luz. 

Jesús es la luz. Míralo a Él y no a tus sombras. Confía en Dios en los valles más oscuros como lo hizo el rey David. La Biblia dice en el Salmo 142:3, “Cuando me siento agobiado, solo tú sabes qué camino debo tomar” (NTV)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s