Primer Día De Trabajo

¿Recuerdas la agitación que sentiste en el estómago por la tensión del primer día de trabajo? Surgen preguntas como: ¿Saldrá bien? ¿Y si hago algo mal hecho? ¿Le caeré bien al jefe y a los demás? ¿Podré con todo lo que me asignen? 

Un día Jesús envió a sus discípulos a un nuevo trabajo. Les dio unas indicaciones un poco inusuales como, “no lleven con ustedes nada de dinero, ni bolso de viaje, ni un par de sandalias de repuesto; y no se detengan a saludar a nadie en el camino” (Lucas 10:4- NTV). Cuando llegó casi al fin de su discurso, su timbre de voz se hizo más alto y exigió atención diciendo: El que acepta el mensaje de ustedes me acepta también a mí. El que los rechaza a ustedes a mí me rechaza (Lucas 10:16- NTV). ¡Esto fue un mensaje de esperanza! El grupo comenzó a dispersarse, tragándose las incertidumbres y saliendo con el compañero asignado para la misión.

Unos días más tarde cuando vieron a Jesús parece que sus caras habían cambiado. La incertidumbre ya no les gobernaba y sonreían al darle el reporte de su misión. ¿Por qué? Porque el primer día de trabajo siempre conlleva incertidumbre. Recuerda que Dios es quien te llama, quien te sustenta y quien te ayuda. La Biblia dice en Sofonías 3:17, “Pues el Señor tu Dios vive en medio de ti. Él es un poderoso salvador. Se deleitará en ti con alegría. Con su amor calmará todos tus temores. Se gozará por ti con cantos de alegría” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s