¿Fuerte o débil?

Muchas veces nos sentimos muy débiles y sin ganas de emprender o seguir hacia adelante. Sentimos que se nos agotan las fuerzas, que perdemos todo el interés y que las ganas que antes teníamos ya no existen. Nos sentimos débiles y a la vez fuertes, porque tenemos que enfrentar cada día con sus múltiples desafíos. ¿Has estado en dicha situación? 

Estadísticamente todo ser humano suele pasar por ciclos donde se siente débil, desanimado(a) y sin ganas de continuar. Si te has encontrado en esa situación recuerda lo siguiente: “Nunca sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es la única opción que te queda”. 
Ser fuerte es muchas veces la única opción que tenemos. Un buen ejemplo es nuestro cuerpo que naturalmente se debilita, pero con el descanso suele recobrar las fuerzas. Por otro lado, si tu debilidad es emocional, se recomienda identificar la causa de lo que te esta drenando emocionalmente diariamente, tratar de nutrir tu debilidad al fortalecer tus emociones con reflexión, meditación y relajación. Por último, se recomienda hacer una desintoxicación de lugares, personas, eventos y situaciones que sean nocivas para tu salud emocional. Sobre todo, lo más importante es dejar tu corazón delante de Dios quien tiene cuidado de ti. Él puede fortalecer todas tus debilidades. La Biblia dice en Joel 3:10b,diga el débil: Fuerte soy” (RV1960)   

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s