La Lucha Que No Se Hace

La vida esta llena de muchas luchas, pero como dice el dicho: “La peor lucha es la que no se hace”. Todos los días nos enfrentamos con luchas, pruebas y desafíos constantes. Las luchas tienen dos componentes importantes: “el primero es que nos proveen experiencias de preparación para enfrentar mejor la vida y el segundo es que nos fortalecen mucho más de lo que pudiésemos imaginar. Las luchas nos hacen más fuertes o nos pueden llevar a la derrota.  

La Palabra de Dios nos muestra múltiples episodios donde el pueblo de Israel (el pueblo escogido por Dios) sufrió luchas con gratas victorias y penosas derrotas. Muchas victorias se dieron por la obediencia a Dios y muchas derrotas surgieron de la desobediencia. Lo mismo sucede con nosotros hoy. Nuestras luchas suelen seguir el mismo patrón de conducta y los mismos resultados a los del pueblo de Israel. No obstante, la vida esta llena de luchas, pero cómo las enfrentamos marcará la diferencia. 
Entonces, ¿enfrentas tus luchas en tus propias fuerzas o con las fuerzas espirituales provistas por Dios? ¿Las enfrentas aprendiendo de los demás y de las experiencias pasadas o solo en tu propia opinión y en tu terquedad? Recuerda que Dios te quiere dar la victoria, pero la lucha la debes enfrentar tú. El resultado dependerá del consejo que recibas al enfrentarlas y del poder que te respalde para vencer cada una de ellas. La Biblia dice en Deuteronomio 31:6, “¡Así que sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni sientas pánico frente a ellos, porque el Señor tu Dios, él mismo irá delante de ti. No te fallará ni te abandonará” (NTV)   

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s