Triunfo

¡Qué bueno es experimentar el sentimiento de triunfo! Bien sea un triunfo pequeño como ver dar los primeros pasos a nuestros hijos, un triunfo en un torneo después de haber competido con muchos equipos difíciles, un triunfo académico como una graduación, un triunfo laboral como un ascenso en el trabajo, un triunfo emocional como una relación anhelada y estable, un triunfo financiero al llegar a una estabilidad económica, en fin, podemos dar múltiples ejemplos de los triunfos que podemos experimentar en nuestras vidas. 

Todos los triunfos tienen un común denominador: “No llegan de la noche a la mañana y se construyen con dedicación, empeño y esfuerzo”. Los triunfos no se logran al azar, ni son producto de las coincidencias o sólo de la suerte como algunos piensan que se dan. Los triunfos son el resultado del trabajo dedicado, enfocado y persistente. Los triunfos no son nada apacibles, suelen doler y aún producir pérdidas en el camino hacia el éxito. Los triunfos se construyen un día a la vez, un paso a la vez, un proyecto a la vez, una relación a la vez y un trabajo a la vez. 
El secreto de los triunfadores no lo es su talento, sino su constancia y el empeño esforzado para conseguir lo que parece ser inalcanzable. De modo que si deseas triunfar, tienes que trabajar, sacrificar, ser constante y muy, pero muy paciente. La Biblia dice en 1 Corintios 15:57, 57 ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo” (NTV)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s