Un “sí” es muy significativo. El sí en una relación, el sí en un trabajo, el sí en un acuerdo, el sí en una tregua de guerra, el sí a un compromiso. En fin, el “sí” es muy importante. Sin embargo, lo que algunos olvidan es que automáticamente al recibir o pronunciar un “sí” también se recibe y comunica un “no”. Es decir, cuando decimos sí a algo, también decimos “no” a algo.

El problema que tenemos diariamente es que decimos sí a muchas cosas e ignoramos que al mismo tiempo tendremos que decir “no” a otras. Los psicólogos y psiquiatras de hoy en día dicen que el estrés es producido por la tendencia actual de comprometernos de más. “El sobre-comprometerse” es nocivo para la salud física, emocional y espiritual. 

Así que de ahora en adelante, antes de decir “sí”, has lo siguiente: evalúa tus compromisos actuales y futuros, determina si el decir “sí” va de acuerdo con tus dones, talentos y recursos, examina a lo que dirás “no” para poder decir “sí” y sobre todo, pídele sabiduría a Dios.
La Biblia dice, “pero sea vuestro hablar: sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede”, (Mateo 5:37, RV 1960).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s