Desganados O Sin Ganas

¿Cuántas veces te has sentido desganado(a)? Es decir, sin ganas. Como bien escuché el otro día: “Sabes que algo anda mal cuando sientes cansancio del que no se cura ni durmiendo”. Cuando esto nos pasa, ¿qué debemos hacer?

Lo primero es reconocer cuál es nuestro estado en nuestra vida física, emocional y espiritual. A veces no nos tomamos el tiempo para detenernos y evaluar lo que esté pasándonos. El activismo nos consume y con este, el deseo de seguir hacia adelante.

También debemos tomar un tiempo para detenernos, evaluar e identificar las áreas de nuestra vida que pueden estar drenando nuestras fuerzas. Después de identificarlas es necesario hacer algo al respecto, porque conocimiento sin acción no produce ninguna reacción. En otras palabras, hay que hacer algo al respecto. Comenzar paso a paso al hacer lo necesario para que nuestras ganas regresen paulatinamente. 
Como seres cambiantes, mucho puede depender de nuestro ánimo, pero debemos tener cuidado de no ignorar nuestra salud integral. Dios nos dará la sabiduría y las fuerzas. La Biblia dice en Isaías 41:10,No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa”. (NTV)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s