La actitud lo dice todo

Un día leí una ilustración que aún recuerdo. Un hombre hizo una cita para ver a su doctor. Doctor, se quejó, en todo lugar que me toco parece dolerme últimamente. ¿Me estoy volviendo viejo o solo senil? Si aprieto mis rodillas, me duelen. ¡Si presiono mi estómago, me duele! Aprieto aquí en mi cabeza justo al lado de la sien y eso también me duele ¿Qué me está pasando? El doctor pidió rayos X de todo el cuerpo. Una hora pasó y luego de evaluar cuidadosamente las radiografías, el doctor volvió. Tocándose el mentón, el doctor lentamente empezó a decir: Me parece haber encontrado la razón por la que todo lo que toca le duele. ¡Bien, dígame, contestó ansiosamente el hombre! El doctor señaló las radiografías. “Su cuerpo está bien, pero su dedo está quebrado y por eso todo le duele”.

Si lo analizamos, ese dedo se parece mucho a nuestra actitud. Cuando nuestra actitud está mal “quebrada”, todo nos duele en esta vida. Por consiguiente, no podemos lidiar con las dificultades. Hasta los problemas más insignificantes nos resultan insoportables. Situaciones difíciles todos tenemos, pero la actitud marca la diferencia a la hora de avanzar confiando en la fe.

Todos los seres humanos tenemos un común denominador: fuimos creados por Dios con el potencial de ser personas de éxito. La diferencia la hacemos cada uno de nosotros cuando escogemos cómo responder a cada circunstancia. En resumidas cuentas, “la actitud lo dice todo”. La Biblia dice en Filipenses 2:5, “La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús”, (NVI).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s