Tiempo que se va no vuelve

En repetidas ocasiones hemos escuchado el dicho, “tiempo que se va no vuelve”. Hay personas que quisieran tener un poco más de vida para gozar de sus recursos, relaciones y posesiones. Otras desprecian el tiempo al malgastarlo y al quejarse de lo lento que pasa para ellos. Sin embargo, a todos se nos dan las mismas 24 horas al día, los mismos 1,440 minutos y los mismos 86,400 segundos. Pero lo que hacemos con ellos es lo que realmente marca la diferencia.

¿Invertimos el tiempo o lo desperdiciamos? Alguien dijo que si tuviéramos que comprar el tiempo no lo desperdiciaríamos tanto. Otros comentan que si el tiempo se pudiera comprar, sería un gran negocio. No obstante, el tiempo no se puede comprar ni negociar. Solo Dios sabe el número exacto de nuestro días. Pero lo que sí podemos hacer es invertirlo bien. ¿Cómo? Reconociendo que el tiempo es un regalo preciado. Administrando cada segundo de nuestra vida como si lo invirtiéramos en una cuenta que nos dará dividendos para nuestro beneficio. Compartiéndolo con las personas a las cuales más amamos. Aprendiendo de todas las lecciones que este nos enseña.

El tiempo también nos da perspectiva y sana nuestras heridas. Pero sobre todo debemos comprender que Dios es el dueño de nuestros tiempos y que debemos rendirle cuentas a Él. Así que, ¿cómo inviertes tu tiempo? La Biblia dice en Colosenses 4:5, “vivan sabiamente entre los que no creen en Cristo y aprovechen al máximo cada oportunidad”, (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s