El Vaso

He escuchado algunas ilustraciones que tienen que ver con vasos pero en particular recuerdo una cuando una psicóloga en una conferencia levantó un vaso de agua. Los presentes esperábamos la típica pregunta, ¿está medio lleno o medio vacío? Sin embargo, preguntó: ¿cuánto pesa este vaso? Las respuestas oscilaron entre 200 y 250 gramos. La psicóloga respondió: el peso absoluto no es tan importante, depende de cuánto tiempo lo sostenga. Si lo sostengo un minuto, no presenta ningún problema. Si lo sostengo una hora, me dolerá la mano y el brazo. Si lo sostengo un día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero entre más tiempo lo sostengo, más pesado y más difícil se vuelve para soportar.

Esto me puso a pensar que las preocupaciones son como el vaso de agua. Si pensamos en ellas por un rato, no pasa nada. Si pensamos en ellas un poco más de tiempo, comienzan a doler. Pero si pensamos en ellas todo el día, acabamos sintiéndonos paralizados e incapaces de hacer nada.

Entonces, ¿cuánto pesa tu vaso? Dependen de cuánto tiempo lo quieras cargar. Dios ha prometido llevar tus cargas pero tú necesitas dejarle “tu vaso con agua” en Sus manos, ¿podrías hacerlo? La Biblia dice en Filipenses 4:6, “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo, Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que Él ha hecho”, (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s