Aferrarse al Dolor

Un vez escuché la siguiente frase que me hizo reír. Decía: “Aferrarse al dolor es como chocar contra un cactus por accidente y terminar abrazándolo porque te gusta cómo se siente”. Qué ironía, ¿verdad? El dolor es inevitable y necesario para el ser humano. Sin él, no entenderíamos lo que es estar en plenitud y felicidad. El dolor es el antídoto y maestro del alma. Solo el que ha experimentado dolor, puede llegar a madurar. El dolor es diferente al sufrimiento porque emocionalmente el sufrimiento surge de no aceptar lo que nos pasa, pero el dolor surge de las pérdidas, de los duelos y de lo que más amamos. Como dice la famosa frase: “Si no permites que el dolor se convierta en tu verdugo, puede ser un gran maestro”.

Entonces piensa en cómo el dolor ha sido tu maestro y hazte las siguientes preguntas: ¿cuáles lecciones grandes me ha dejado? ¿cómo podría evitarlo en un futuro? Si has causado dolor en otros, ¿cómo podrías reponer el dolor que has causado en otras personas? Es más ¿de qué manera podrías transformar tu dolor para el beneficio de otros? Dios te dé el entendimiento.

Recuerda que si no está en tus manos cambiar la situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que lo enfrentes. La Biblia dice en el Salmo 32:10, “Muchos son los dolores de los malvados, pero el amor inagotable rodea a los que confían en el Señor”, (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s