Actitud

Alguna vez escuché la siguiente frase que me puso a pensar: “Nuestra vida depende un diez por ciento de las cosas que nos pasan, pero un noventa por ciento de la actitud con que respondemos a cada una de ellas”. En otras palabras, nuestra vida no depende solo de las circunstancias, sino de cómo respondemos a ellas. Como dicen por ahí: “La actitud lo dice todo”.

Si cambiamos nuestra actitud, podemos cambiar muchas de nuestras emociones, pensamientos y acciones. Winston Churchill dijo: “La actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia”. Por ejemplo, puede que una actitud positiva no resuelva tus problemas, pero molestará a suficientes personas para que el esfuerzo merezca la pena. De modo que, esfuérzate por tener la mejor actitud posible aunque sea muy desafiante.

Se ha dicho que la felicidad de una persona no depende de un determinado conjunto de circunstancias, de una receta mágica, de preparación o de unas condiciones óptimas. La felicidad está relacionada con el conjunto de actitudes que diariamente se aplican en cada etapa y situación que la vida nos presente. Las actitudes son contagiosas. Entonces ¿vale la pena contagiarse de la tuya? La Biblia dice en Filipenses 2:5 “Tengan la misma actitud que tuvo Cristo Jesús” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s