Oportunidades Perdidas

Estoy de acuerdo con la siguiente frase: “Hay tres cosas que nunca vuelven atrás: una bala disparada, una palabra dicha y una oportunidad perdida”. ¿Cuántas oportunidades no perdemos en la vida? Como dicen por ahí: “Las oportunidades no se van, las aprovechan otros”. Por otro lado, es inútil lamentarse por las oportunidades perdidas, nunca se sabrá si te salvaste de lo peor o te perdiste de lo mejor.

Pero ¿qué nos roba las oportunidades? He aquí los ladrones más comunes de las oportunidades: la indecisión, la intranquilidad, el desespero, la falta de preparación, la inseguridad, la falta de dominio propio, el orgullo, el temor, la confusión, la ansiedad y el estrés personal. Se ha dicho que el mundo está lleno de oportunidades. Es más, el mundo es en sí una oportunidad. La creación misma refleja las oportunidades al proporcionarnos un nuevo día cada mañana. Tenemos 24 horas para iniciar de nuevo, para aprender del pasado, mejorar el presente y ser sorprendidos en un futuro.

No esperes las oportunidades porque estas de seguro ya se te han presentado. Nada más vive, recibe y aprende de la vida que Dios te ha dado. Quizá la mejor oportunidad que tienes es la que ya está en tus manos. ¡No la desperdicies ni la dejes ir! La Biblia dice en Isaías 55:6, “ Busquen al Señor mientras pueden encontrarlo; llámenlo ahora, mientras está cerca” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s