Lo eterno

C. S Lewis, famoso escritor cristiano, dijo: “Apunta al cielo y tendrás la tierra por añadidura. Apunta a la tierra y no tendrás ninguna de las dos”. ¿A dónde estás apuntando? Me imagino que usualmente le apuntas a las cosas terrenales. Es decir, a los afanes de la vida, a las grandes ocupaciones, a las muchas responsabilidades, a los múltiples compromisos y a las tantas relaciones de los que están a nuestro lado.

Hemos perdido nuestro enfoque y allí radica la raíz de nuestros problemas. Es necesario apuntar nuestros esfuerzos a las cosas que Dios desea para nosotros. Debemos amar a Dios para poder amar a los demás. Debemos conocer a Dios para poder conocer nuestro propósito y no divagar. Debemos servir para disfrutar de la grandeza que proviene del servicio. Debemos recordar que el pasar por esta vida es decidir nuestra eternidad, porque lo que hacemos en esta vida tendrá su eco por la eternidad.

En conclusión, es necesario recordar que la tierra no tiene ninguna tristeza que el cielo no pueda curar, es decir, nuestra eternidad. La Biblia dice en 2 Corintios 4:18, “18 Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s