Corriendo

Vivimos en una sociedad que vive a prisas. Vivimos en un mundo muy agitado corriendo de un lado hacia otro en un ritmo muy acelerado. Parece ser que estamos corriendo en el día a día, en medio de nuestros afanes, aciertos y desaciertos. Nuestra sociedad ha producido un mundo lleno de personas angustiadas, cargadas, estresadas, frustradas, que como resultado andan afanadas. ¿Eres una de estas personas? En cierta manera, todos somos culpables de esto. Vivimos de aquí para allá, llenos de compromisos que son innecesarios. Vivimos corriendo y corriendo tratando de cumplir con todo de la mejor manera posible.

Un consejero conocido recomienda los siguientes consejos: Si te encuentras corriendo, lo primero que debes hacer es detenerte para tomar el tiempo para pensar y reflexionar en cómo puedes simplificar tu vida. Lo segundo es comenzar a desintoxicar tu calendario de las cosas que no son importantes. Él menciona que hay cosas que no son importantes y tienden a dañar las cosas que son preeminentes y preponderantes. Al quitar las cosas que no son importantes, le das lugar a las cosas que sí lo son. En tercer lugar, es necesario priorizar todo. Para ello, nuestras relaciones más cercanas deben tomar los primeros lugares. Son buenos consejos, ¿verdad?

Pídele sabiduría a Dios para distribuir bien tu tiempo, honrándole a Él al servirle a los demás. La Biblia dice en Filipenses 4:6, “6 Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios” (LBLA).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s