Hechos

“Los hechos hablan por sí mismos”. Puedes hablar muchas cosas, pero si tu ejemplo no es congruente con tus palabras, serás todo un descrédito para aquellos que te rodean. De allí surge el dicho que dice: “A mí háblame con hechos, no con palabras”. Somos dados a decir muchas cosas, pero nos quedamos cortos en hacerlas. Como dicen popularmente: “Del dicho al hecho hay mucho trecho”. Eso es algo muy certero ya que todos hemos pecado de decir muchas cosas y fallado en hacerlas.

Entonces, debemos pensar antes de hablar y hablar con nuestros hechos más que con nuestras palabras. Por ejemplo, si decimos que amamos a alguien, ¿cómo se lo demostramos? Si decimos que honramos a alguien, ¿cómo lo hacemos? Si decimos que somos comprometidos, ¿cuáles son los resultados? Si decimos que somos diferentes a los demás, ¿cómo lo comprobamos? Estos son solo unos pocos ejemplos.

Medita en las cosas que debes comenzar a hacer para que tus hechos concuerden con tus palabras. Evalúa las cosas que necesitas dejar de hacer para ser más congruente con tus palabras. Por último, recuerda que todo lo que haces, lo haces para tu Dios.
La Biblia dice en Colosenses 3:17, “17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él” (RV1960).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s