Refugio

Hace poco pasé por una ciudad cuyo nombre es Refugio. Me puso a pensar en las muchas veces donde ciudades han servido como refugio bien sea por desastres naturales, por diversas guerras donde las personas son desplazadas, por hambruna o diferentes condiciones en ciertos sectores, etc. Las ciudades de refugio tienen una característica en particular: representan reposo y descanso temporal. Dichos lugares no son permanentes, sino temporales. Una ciudad de refugio es un lugar seguro donde se recibe protección y muchas veces provisión.

En la historia bíblica, el pueblo de Israel, conocido como el pueblo de Dios, usó muchas ciudades de refugio. Sin embargo, en nuestros días no tenemos que buscar un lugar de refugio, sino a una persona en la cual refugiarnos. Esa persona se llama Cristo. Él es nuestro refugio debido a que sufrió, padeció, sobrepasó la tentación y venció la muerte. Solo Él puede ser nuestro refugio seguro. Él promete estar con nosotros, darnos sabiduría y una vida plena.

¿Quién es tu refugio? Si no tienes uno, ven a Jesús. Te aseguro que tendrás paz, seguridad, protección y provisión en Él. La Biblia dice en Nahúm 1:7, “El Señor es bueno, un refugio seguro cuando llegan dificultades. Él está cerca de los que confían en él” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s