Alegría

“Alegría hay en mi corazón porque Cristo me salvó”. Esto es lo que dice un canto antiguo. Sin embargo, parece ser que las circunstancias de la vida tienden a atacar esa alegría y gozo que debe reinar en nuestros corazones. Por ejemplo, si eres un seguidor(a) de Cristo, reconoces que el final de esta vida no lo es todo y que tenemos una vida eterna. No obstante, el alegrarnos en la esperanza que tenemos suele ser desafiante cuando enfrentamos pruebas, luchas, enfermedades, aflicciones, pérdidas y circunstancias adversas.

Lo bueno es que la alegría que profesamos como seguidores de Cristo, no es una alegría temporal y circunstancial, sino una alegría permanente a través de Jesús. Como dicen por ahí: “Si bien es cierto que las alegrías suelen ser cortas, tampoco nuestros pesares son muy largos”. La alegría en el caminar de la fe está basada en la esperanza que tenemos en Cristo Jesús. La alegría está basada en el contentamiento de saber que Jesús está en control de cada circunstancia de nuestra vida por más adversa que esta parezca ser.

De modo que debemos recordar la fuente de nuestra alegría y el poder la de misma que radica en Cristo Jesús. La Biblia dice en Romanos 12:12, “12 Alégrense en la esperanza, muestren paciencia en el sufrimiento, perseveren en la oración” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s