Terminando

Muchas cosas comienzan, pero otras no terminan. Algunas cosas comienzan muy bien, pero no terminan nada bien. En ocasiones, se comienza con muchas ganas, pero se termina sin ganas. Frecuentemente quedan cosas inconclusas, porque no todo lo que se comienza, se termina. Piensa en las cosas que has comenzado, en las que no has continuado y en las que no has podido terminar. Constantemente las cosas no se terminan por falta de perseverancia y de determinación.

Piensa en las cosas que no has terminado y en porqué no lo has hecho. Como dice una frase común: “Hay dos cosas que nos roban la tranquilidad: el trabajo sin terminar y el trabajo que no ha comenzado todavía”. De modo que debemos trabajar en terminar lo inconcluso para que no nos robe la paz. Mucho del estrés que se tiene hoy en día proviene de no terminar lo que se ha empezado. Martín Lutero bien lo dijo: “Nuestras vidas empiezan a terminar el día que guardamos silencio sobre las cosas que importan”.

De modo que termina lo que verdaderamente te importa, completa lo que te has propuesto, adapta lo que tengas que adaptar en el camino y espera en lo que Dios pueda hacer a través de ti. La Biblia dice en Job 8:7, “Aunque comenzaste con poco, terminarás con mucho” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s