Confrontar

¿Te gusta ser confrontado por algo que hayas hecho mal? ¿Cómo recibes la confrontación de parte de otras personas alrededor tuyo? ¿Cómo respondes a las confrontaciones inesperadas? Creo que todos hemos sido confrontados una u otra vez, pero la respuesta a dichas confrontaciones, ha marcado la diferencia. Algunas veces recibimos bien las confrontaciones de otros, en otras ocasiones, no sabemos cómo responder o reaccionamos de manera inapropiada.

Entonces, ¿cómo enfrentar las confrontaciones? En primer lugar, debemos reconocer que tendremos diferencias inevitables porque somos diferentes, únicos e irrepetibles. Entonces, hay que evaluar de dónde proviene dicha diferencia y afrontarla como tal. En segundo lugar, un error que constantemente cometemos es tomar las confrontaciones de manera muy personal. Cuando es así, le damos rienda suelta a nuestras emociones y reaccionamos usualmente a la defensiva. En tercer lugar, es importante aprender de las diferencias, construir sobre ellas y enriquecernos después de haber tratado con nuestras confrontaciones de una manera saludable.

De modo que, aprendamos de los errores del pasado y recibamos las confrontaciones de la mejor manera posible. Yo digo: “Una confrontación funciona como una construcción”. Hay algo bueno que se puede construir de ella. La Biblia dice en Mateo 18:15, “Si un creyente peca contra ti, háblale en privado y hazle ver su falta. Si te escucha y confiesa el pecado, has recuperado a esa persona” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s