Desánimo

Alguien dijo que el desánimo y los fracasos son dos piedras seguras en el camino hacia el éxito. El desánimo es inevitable y parece que llega en los momentos menos esperados o indicados. Puedes amanecer con todo el ánimo arriba, pero las circunstancias, las noticias y los grandes desafíos parecen confabularse para desanimarnos.

El desánimo se suscita muchas veces por las pérdidas, las rupturas o alguna desilusión. Sin embargo, el desánimo puede convertirse en la antesala de tus más grandes éxitos y de tus más contundentes victorias. El desánimo es inherente al ser humano, así que el éxito en la vida no radica en vencerlo todo, ni en evitar desanimarnos, al contrario, radica en hacer del desánimo un tiempo para recobrar el ánimo y poder fortalecernos.

El antídoto del desánimo se llama “valor”. Dios desea que seamos valientes. Él desea darnos de Su fortaleza para romper con todo el desánimo que estemos experimentando, ¿dejarás que Él te anime hoy? La Biblia dice en Deuteronomio 31:8, “8 El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes”, (NVI).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s