Abrumado

¿Cuántas veces no nos sentimos abrumados y desesperados? Precisamente en estos días el mundo entero ha experimentado un sentido de abrumación que ha escalado fuera de lo normal y en todos los ámbitos posibles. Una vez leí la siguiente frase que me puso a pensar: “Tienes el derecho a estar cansado, abrumado, enojado y triste, pero no tienes el derecho a lastimar a los demás con tus comentarios y arranques por no saber manejar lo que sientes”. Esta frase describe nuestra realidad.

Aunque nos frustremos en gran manera, debemos recordar que eso no nos da el derecho de lastimar y provocar a los demás. En otras palabras, las personas alrededor nuestro no tienen porqué pagar por nuestras muchas frustraciones. ¿Qué debemos hacer? Primero, reconocer nuestra frustración. En segundo lugar, recordar que no vivimos solos, sino que otros pueden ser afectados por nuestra abrumación, pero, sobre todo, pidámosle a Dios que nos dé el poder para ejercer nuestro dominio propio y la paz para saciar y calmar todo nuestro ser.

La Biblia dice en Mateo 11:28, “28 Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso”, (NTV)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s