Un Poco De Luz

Cuando estamos en medio de una tormenta o se aproxima una tormenta, lo primero que hacemos es mirar afuera hacia el cielo y esperar que haya un poco de luz. Queremos que la luz descienda y que ayude a apaciguar un poco los ruidos y la incertidumbre de la tormenta. Queremos que dicha luz nos traiga paz en medio de la tempestad y de la oscuridad.

Un día, dicha luz llegó a los discípulos. Una figura se acercó a ellos caminando sobre las aguas. No era lo que esperaban. Quizá esperaban que unos ángeles descendieran o que los cielos se abrieran. La verdad no sabemos lo que buscaban. Sin embargo, una cosa sí era muy cierta: No esperaban que Jesús llegara caminando sobre las aguas. Debido a que Jesús llegó en la forma que no esperaban, por poco y no ven la respuesta a sus oraciones.

A menos que miremos y escuchemos atentamente, estaremos expuestos a cometer el mismo error. La luz de Dios en nuestras noches oscuras es muy visible como las estrellas en el firmamento si solo nos detenemos para buscarlas. La Biblia dice en Mateo 14:27, “27 Pero Jesús les habló de inmediato: —No tengan miedo —dijo—. ¡Tengan ánimo! ¡Yo estoy aquí!” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s