Daños

Los abogados mencionan que son muchos billones de dólares los que se sufragan en demandas por daños y perjuicios. La indemnización intenta compensar a la víctima por la pérdida sufrida y restablecer la situación en la que se encontraba el demandado antes de la lesión. Sin embargo, otra suma extravagante se paga en daños punitorios que tienen el propósito de castigar al demandado para evitar que se repita la conducta que ocasionó la lesión.

Pero, ¿qué pasa cuando los daños son tales que ninguna indemnización los puede pagar? ¿qué decir de las heridas que parecen ser irreparables? El ser humano ha cometido muchos daños, algunos que suelen ser irreparables. No obstante, Dios envío a Su Hijo para pagar por todos los daños y lesiones que hemos causado. Aunque le hallamos errado al blanco y cometido pecados que hayan causado muchos daños, Dios ha pagado por estos daños y promete restaurarnos para vivir en plenitud de vida.

De modo que si has causado mucho daño o te lo han causado a ti, Dios promete sanarte y restaurarte. Jesús ya pagó por todos los daños que hayas podido causar y el fallo de la demanda está a tu favor. ¿Deseas pasar por esa restauración? Solo Él lo puede hacer. Él pagó la indemnización completa. La Biblia dice 1 Pedro 2:24, “Él mismo cargó nuestros pecados sobre su cuerpo en la cruz, para que nosotros podamos estar muertos al pecado y vivir para lo que es recto. Por sus heridas, ustedes son sanados, (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s