Autoridad

Cuando un policía detuvo a un conductor por exceso de velocidad, el hombre no estaba muy contento. ¿Por qué no se organizan estos policías? Dijo el conductor. ¿Ayer me quitaste mi licencia de conducir y hoy quieres verla de nuevo? Un poco cómico, ¿verdad?

Es fácil encontrarnos perturbados con nuestros funcionarios públicos, especialmente cuando nos atrapan haciendo algo malo. Pero la Biblia tiene dos soluciones simples para este dilema. Primero, debemos ver a las autoridades civiles como representantes de Dios. En segundo lugar, debemos orar constantemente por ellos. Siempre me sorprende lo difícil que es enojarse con alguien por el cual oro para que Dios le bendiga. Aunque no estemos de acuerdo con el proceder de algunos funcionarios públicos, Dios nos llama a obedecer y respetar a las autoridades civiles.

El apóstol Pablo nos recuerda que Dios ha permitido que todas las autoridades estén allí durante este tiempo, nos guste o no. Entonces, seamos un buenos ciudadanos y demos gloria a Dios. La Biblia dice, “1 En primer lugar, te ruego que ores por todos los seres humanos. Pídele a Dios que los ayude; intercede en su favor, y da gracias por ellos, (1 Timoteo 2:1, NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s