El Resentimiento

Me encanta la siguiente frase: “Vengarte de personas que te hirieron en el pasado, no mejorará en absoluto tu futuro”. Uno de los ejemplos más hermosos de un espíritu perdonador se encuentra en el libro de Génesis en la historia de José, quien tuvo una actitud de perdón que es poco común y difícil de imaginar para muchos de nosotros. A pesar de los maltratos recibidos, José no guardó resentimiento alguno. Al contrario, decidió usar todo esto como parte del trato de Dios para su vida. 

Si nos negamos a perdonar, sufriremos consecuencias dolorosas. Por ejemplo, tendremos dificultades para lidiar con el mal que nos han hecho cuando en vez de entregarlo a Dios, revivimos una y otra vez el agravio y el dolor. El resentimiento echará raíces en nuestro corazón y mente, permitiendo que la amargura crezca. La negatividad comenzará a afectar otras áreas de nuestra vida tales como nuestras relaciones, nuestras emociones, las actitudes e incluso la salud física. De la misma manera, los sentimientos de desasosiego nos privarán del gozo y del contentamiento. Además, una acumulación de malos sentimientos comenzará a dañar nuestra salud emocional lo que a su vez inhibirá nuestra capacidad de amar y de ser amado. 

Finalmente, la desdicha echará raíces y acabará con nuestra salud emocional y hasta espiritual. Así que: “di no al resentimiento”. La Biblia dice en Efesios 4:31, “Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia” (NVI).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s