No digas nada a nadie

“No le digas nada a nadie”. Estas pueden ser palabras de advertencia, confidencialidad, pero también una frase que puede afectarnos por el resto de la vida. El no decirle nada a nadie la mayor parte del tiempo conlleva en sí el silencio de una acción errónea, palabras mal intencionadas o en casos extremos llega hasta abusos nunca esperados. 

Sin embargo, por más difícil que sea la situación, hay alguien a quien sí le podemos contar todas las cosas. Ese alguien es nuestro Señor Jesús. Él está dispuesto a escucharnos, aconsejarnos y sanarnos cuantas veces sea necesario. Él nos da la sabiduría para lidiar con cualquier situación y nos da el poder para enfrentar pase lo que pase en nuestra vida. 


Practiquemos y enseñemos el no callar lo que se ha pedido callar por ser cuestionable. Enseñemos el declarar, el compartir y el denunciar cuando sea necesario. La verdad siempre sale a la luz, pero podemos evitar muchos dolores, traumas y emociones si hacemos del confesar la verdad una practica diaria por más difícil que esta sea. La Biblia dice en Lucas 8:17, “ Pues todo lo secreto tarde o temprano se descubrirá, y todo lo oculto saldrá a la luz y se dará a conocer a todos” (NTV)   

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s