Hablar Bien

¿Has conocido a personas que hablan mal? Es decir, son aquellas personas que después de una frase piensan que necesitan decir una grosería como parte de su lenguaje. 

Hablar corrompido no proviene de lo alto. La boca y el corazón están conectados. Porque como dice la Escritura: “De la abundancia del corazón habla la boca” (Mateo 12:34). La palabra corrompida se refiere a una fruta podrida (Mateo 7:17-18). Significa aquello que no vale, que está podrido o que es malo. En repetidas ocasiones no son groserías, pero sí negamos a Cristo como Pedro cuando dijo: “No conozco al hombre” (Mateo 26:74). A veces los apetitos de nuestra vida antigua se desatan cuando dejamos que de nuestra lengua salgan palabras deshonestas. 

Al venir a Cristo, debemos cambiar nuestra manera de hablar. La boca del pecador está llena de maldición y amargura, pero cuando confía en Cristo, muy contento confiesa que Jesús es el Señor. Su boca está lista y abierta para glorificar a Dios. Jesús cambia el corazón y cambiará también el hablar. El remedio es asegurarnos que el corazón está lleno de bendición, que conoce la Palabra de Dios y profesa la Palabra con poder. 

El apóstol Pablo nos dijo que pongamos la sal de la gracia de Dios en todo lo que digamos. De esa manera podremos hablar mucho mejor. La Biblia dice en Colosenses 4:6, “Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno”(RV1960).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s