Perdonar

Perdonar es ceder el derecho a la venganza, esa es una definición que me llamó a atención. Yo comparto que perdonar es recordar sin dolor. Por otro lado, perdonar es una decisión que conlleva a una acción. Es una práctica que va en contra de nuestra naturaleza pecaminosa. La realidad es que perdonar esta considerada como una de las disciplinas emocionales más difíciles de practicar a diario.  

El perdonar es algo maravilloso, pero a su vez, es algo doloroso. El perdonar es renunciar a nosotros mismos para liberar al ofensor de su ofensa. Para perdonar tenemos que ser ofendidos, porque el perdonar por algo que se le hace a un tercero aunque sea cercano a nosotros, es diferente a perdonar la ofensa que es dirigida directamente hacia nosotros. Perdonar es liberador, restaurador y reconciliador. Pero el que no ha sido perdonado, le es difícil perdonar. Sólo aquel que ha recibido perdón, puede ejercer la gracia de ser totalmente perdonado. En otras palabras, si tu perdonas es porque has sido perdonado, pero si no perdonas es porque no has experimentado realmente lo que es el perdón.  
Si seguimos a Cristo, debemos ejemplificar Su vida. Es decir, así como Él nos ha perdonado, nosotros debemos estar listos para perdonar a otros. Si no lo puedes hacer, pídele a Dios que te ayude a emprender el proceso hacia el perdón. Serás libre y vivirás una vida más plena. La Biblia dice en Efesios 4:32, “Por el contrario, sean amables unos con otros, sean de buen corazón, y perdónense unos a otros, tal como Dios los ha perdonado a ustedes por medio de Cristo” (NTV)  

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s