Análisis

“El exceso de análisis produce parálisis”. Muchas veces analizamos, analizamos y analizamos, pero el tanto analizar nos produce una parálisis. Es decir, no hacemos nada después de pensar una y otra vez. ¿Te ha pasado? Quizá hayas pensado en repetidas ocasiones en alguna decisión, en algo o en alguien. Sin embargo, no has hecho nada al respecto. Pero ¿qué puedes hacer cuando te encuentras en esa situación?

He aquí unos pequeños consejos: Primero, debes reconocer que el análisis es bueno cuando se produce de la manera correcta. Segundo, debes aprender a analizar poniendo todas las opciones o información sobre la mesa, pero con el objetivo de llevarte a una acción. Tercero, debes pedir ayuda para evaluar consecuentemente y no por emociones con una persona madura, un mentor(a) espiritual o alguien experto en el tema. En cuarto lugar, debes tomar una decisión sabiendo que hay riesgos que se puedan afrontar. Por último, toma los riesgos concienzudamente, pero confiando siempre en Dios. Él puede hacer de todos tus análisis una buena realidad y verdad.

La Biblia dice en Santiago 1:5, “ Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla” (NTV)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s