Dejando El Pasado

Hay personas que viven en el pasado y parecen alimentarse cada día del ayer. Muchos sueñan con el ayer, añoran el ayer y parecen vivir de los recuerdos, aunque eso es humanamente imposible. Las personas que se concentran en el ayer no pueden experimentar los beneficios del hoy y mucho menos prepararse diligentemente para un buen mañana, porque “no podemos avanzar hacia el futuro cuando tenemos un pie en el ayer”. 

El tener una mano en el ayer y otra tratando de luchar en el presente, representa en sí un conflicto constante y muy desafiante. No se puede mirar con enfoque hacia adelante cuando repetidamente se mira hacia atrás. No se puede trabajar diligentemente en el presente cuando no se ha trabajado con perdonar, limpiar y abandonar las ataduras del pasado. El pasado es entonces un maestro que te enseña las mejores lecciones, es el consejero que te alienta a emprender de mejor manera, es el espejo que te hace ver las imperfecciones, pero también las enseñanzas más gratas de tus errores. El pasado es el amigo de quien lo consulta y el enemigo de quien vive esclavizado a él. 
De modo que, “aprende de tu pasado, adopta los desafíos de tu presente y emprende con fuerza la carreta que tienes por delante”. ¡Dios te ayudará! La Biblia dice en Lucas 9:62, 62 Jesús le dijo: El que pone la mano en el arado y luego mira atrás no es apto para el reino de Dios” (NTV)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s