¿Qué derramas de tu vaso?

Recuerdo una anécdota que me ocurrió mientras llevaba una taza de café en mi mano. De repente, alguien vino y me golpeó el brazo sacudiéndolo y haciéndome derramar el café por todas partes. Tras de todo, me preguntó, ¿por qué derramaste el café? Yo le respondí satíricamente, “porque alguien se topó conmigo y está al frente mío”. Este hombre me dijo: esta es la respuesta incorrecta, añadió. Derramaste el café porque había café en tu taza. Si hubiera habido té en la taza, habrías derramado té. Lo que sea que tengas en la taza, eso derramarás.

Aparte de que me había hecho hacer un reguero por todas partes, este tipo me salió filósofo. Después de unos instantes, seguí hacia delante para volver a llenar mi taza con café porque no me iba a quedar sin tomar el café de la mañana. Pero, la verdad es que sus palabras me quedaron resonando en mi mente por algún tiempo. En especial, esta simple y llana ilustración me puso a pensar en lo siguiente. Cuando la vida se pone difícil, ¿qué derramamos? ¿Alegría, gozo, paz, humildad, paciencia o ira, amargura, palabras ásperas y reacciones abruptas? Tú eliges que derramas de tu taza cuando la vida te golpee.

La Biblia dice en Gálatas 5:22-23, “En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, 23 humildad y control propio. ¡No existen leyes contra esas cosas!, (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s