Amárgate, Adáptate O Vete

Alguien escribió la siguiente recomendación para aplicarla en las relaciones o en las situaciones. Simplemente: “Amárgate, adáptate o vete”. En otras palabras, al amargarnos permitimos que nuestros sentimientos nos gobiernen porque de la raíz de amargura surgen el enojo, la ira, la incertidumbre, el coraje y la insensibilidad. En cambio, si nos adaptamos, bien sea para bien o para mal, podemos hacer los cambios necesarios y mejorar la situación actual.

Sin embargo, muchas veces tenemos que huir por la paz personal y relacional. Algunas veces tenemos que salirnos de dicha situación o relación. Aunque no se puedan afrontar todas las situaciones o relaciones con estos tres enfoques, estos si son un reflejo de en una realidad que vivimos diariamente.

De modo que, “amárgate, adáptate o vete”. No sacas nada siendo amargado porque parece que el ser humano se estaciona estáticamente allí como un comportamiento defensivo habitual. Entonces, o te adaptas o te vas, ¿cuál decides hoy? Pídele a Dios y Él te ayudará. La Biblia dice en 1 Timoteo 2:22, “Huye de todo lo que estimule las pasiones juveniles. En cambio, sigue la vida recta, la fidelidad, el amor y la paz. Disfruta del compañerismo de los que invocan al Señor con un corazón puro” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s