Oscuridad

Hace poco al visitar la selva, recordé lo que se sentía dormir en completa oscuridad al despertarme durante altas horas de la noche. Lo instintivo del ser humano es buscar un poco de luz en medio de la oscuridad, ya que una pequeña luz en medio de un lugar totalmente oscuro, suele brillar de una manera impresionante. Una pequeña lámpara marca la diferencia cuando se está caminando en la oscuridad de la noche.

Esto me puso a pensar en la luz que irradiamos como hijos de Dios. Nosotros somos esa luz que alumbra desmedidamente en la oscuridad. Somos el punto de referencia para los perdidos. Somos la llama encendida para el que tiene frío. Somos la lámpara en el camino para el desubicado. Somos la esperanza para los ciegos. Somos la guía para los que pueden ver, pero andan desorientados. Somos la esperanza para el que se encuentra caído. Somos la paz para el que está oprimido y la confianza para el que se encuentra entristecido.

Entonces ¿cómo estás dejando brillar tu luz? ¿estás dejando que otros sigan la luz de Cristo en ti o estás escondiendo el poder de la luz que hay en ti? ¿cómo puedes hacer para que brille aún más? Recuerda que somos la luz en un mundo lleno de oscuridad. La Biblia dice en Mateo 5:15, “Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa” (NTV).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s